• El metal sufrió una caída del 14% en el 2020, pero se espera mejora en el presente año.

El impacto de la pandemia del coronavirus en la demanda de oro al consumidor fue el principal factor para que el volumen del metal comercializado en 2020 se contrajera 14 por ciento a tres mil 759.6 toneladas, su primera vez por debajo de las cuatro mil toneladas desde 2009, según el World Gold Council, pero advierte una recuperación para este año.

“Si bien es probable que los volúmenes de demanda de joyería se mantengan relativamente moderados ya que Covid-19 continúa impidiendo el funcionamiento normal de muchos mercados en todo el mundo, los programas de vacunación masiva y las señales de mejora de los indicadores económicos implican que esperamos ver una mejora continua, aunque tentativa, en el sector en 2021”, señala el informe.

La demanda de joyería de oro cayó a mil 411.6 toneladas, 34 por ciento respecto a 2019, debido a los cierres de actividades productivas, limitaciones de la movilidad y el debilitamiento de la economía.

Los principales mercados para la joyería que son China e India significaron el 52 por ciento de las ventas con una baja cada uno de 35 y 42 por ciento, respectivamente, a 415.6 y 315.9 toneladas.

El precio del oro en dólares estadounidenses se recuperó 25 por ciento en 2020, apoyado en la demanda de los inversionistas. Luego de alcanzar un máximo en agosto, cayó a mil 762.55 dólares la onza a finales de noviembre, para recuperarse hacia el cierre del año y finalizar en mil 887.6 dólares la onza.

En este sentido, la creciente incertidumbre y las políticas de respuesta a la pandemia alimentaron la demanda de oro como inversión, que tuvo un crecimiento de 40 por ciento a un máximo anual de mil 773.2 toneladas.

La entrada de flujos hacia los instrumentos financieros de coberturas en oro (ETFs), alcanzó el récord de 877.1 toneladas en 2020 para que la tenencia global terminara en tres mil 751.5 toneladas del metal precioso, unos 228.2 billones de dólares.

FUENTE: EL FINANCIERO