La Cámara de Proveedores y Servicios Mineros de Santa Cruz (CAPROMISA) emitió un comunicado expresando la preocupación de sus afiliados por el cierre durante un mes de la mina Cerro Negro, operada por Oroplata SA, filial de Newmont.

La mina de oro, ubicada en la sureña provincia argentina de Santa Cruz, fue cerrada el 10 de abril de 2024, tras la trágica muerte de dos trabajadores pertenecientes al equipo de servicios técnicos de la empresa.

La investigación está en curso, pero ni las autoridades ni Newmont han proporcionado más detalles al respecto.

En su comunicado de prensa, CAPROMISA expresó sus condolencias por el fallecimiento de Rosana Ledesma y Daniel Ochoa, al tiempo que señaló que la organización apoya la continuidad del funcionamiento de Cerro Negro.

“Reconocemos el compromiso de la mina con la seguridad industrial y el bienestar de sus empleados, principios que siguen las empresas asociadas y todo el personal que allí labora”, se lee en el comunicado. “Por ello, instamos a la empresa minera y a las demás partes relevantes a acelerar los procesos administrativos para que la mina Cerro Negro pueda reabrir lo antes posible”.

Según la Cámara, un paro indefinido amenaza la economía local al afectar las fuentes de ingresos de los trabajadores mineros y de las pequeñas y medianas empresas que prestan servicios a la operación aurífera.

CAPROMISA manifestó su disposición a colaborar con las partes relevantes para alcanzar una pronta solución a la situación, observando las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los trabajadores.

Cerro Negro es una de las minas clave de Newmont en América del Sur y genera más de 500 millones de dólares en exportaciones al año. Actualmente está atravesando un proyecto de expansión de 540 millones de dólares que extendería su vida útil hasta 2034, y se espera que la producción total alcance más de 350.000 onzas a partir de 2024.