De acuerdo con las reformas propuestas a la ley en materia de medio ambiente, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha planteado impedir prácticas que generan daños al medio ambiente y a la salud de la población.

En este sentido, la industria minera podría enfrentar pérdidas de empleos como resultado de la suspensión de concesiones a cielo abierto, como parte del paquete de reformas presentado por el mandatario. Raúl García Reimbert, presidente del Colegio de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México (CIMMGM), expresó su preocupación ante esta propuesta, calificándola como un golpe severo para el sector minero y advirtiendo sobre la incertidumbre que podría generar entre los inversionistas.

Las reformas a la ley en materia de medio ambiente, propuestas por el Gobierno, tienen como objetivo prohibir prácticas que afectan al medio ambiente y a la salud de la población. Entre ellas, se destaca la prohibición de actividades de minería a cielo abierto y del fracking con agua como fluido base para la extracción de hidrocarburos. Asimismo, se busca evitar el otorgamiento de concesiones en zonas donde la escasez de agua es un problema, priorizando su uso para consumo personal y doméstico.

El Gobierno argumenta que las actividades de extracción en la minería están entre las más perjudiciales para el medio ambiente a nivel mundial, con impactos inmediatos y a largo plazo. Estos impactos incluyen la disminución de la disponibilidad de agua en ecosistemas y para el consumo humano, la contaminación del suelo y los acuíferos, así como la contaminación radiactiva del agua y el aire, contribuyendo al cambio climático y afectando la biodiversidad, entre otros.

Es importante considerar las implicaciones de estas reformas en el equilibrio entre la protección del medio ambiente y la generación de empleos y desarrollo económico en el sector minero.