TAYAHUA. Por desacuerdos con el monto de utilidades, trabajadores pararon las operaciones de la unidad Tayahua, de Minera Frisco, ubicada en Terminal de Providencia. Los manifestantes acusan, además, otras violaciones a sus condiciones laborales.

Más de 1 mil empleados sindicalizados y al menos 350 de confianza paralizaron la mina desde la noche del sábado. Los inconformes reprocharon que la compañía pretende otorgarles 43 mil pesos de utilidades, lo que advirtieron incumple el contrato colectivo.

Al recordar que en 2023 recibieron 115 mil pesos por este concepto, exigen un bono de 150 mil. Además, el Sindicato Nacional de Trabajadores Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMSSRM) expuso otra serie de inconformidades.

En un documento interno, fechado el 27 de abril, se informó sobre el acuerdo de parar actividades ante la inconformidad de la mayoría con prácticas laborales injustas y por las que exigen comunicación con Frisco.

Entre otros puntos, demandan revisión de horarios de entrada y salida, que se respeten los de comida y pago de horas reales laboradas, así como días festivos completos.

Solicitan transporte a las áreas de trabajo, que les entreguen uniformes y más implementos de seguridad. También reclamaron que los equipos con los que trabajan están en malas condiciones.

Los miembros del sindicato pidieron llegar a un acuerdo en el que ambas partes sean beneficiadas y se pronunciaron por un “sano diálogo”, además de esperar pronta repuesta de las autoridades de la empresa para así reanudar lo más pronto posible las labores.

Acusan ilegalidad

La mañana de este domingo, el Ayuntamiento de Mazapil confirmó que las actividades estaban detenidas desde las 19 horas del sábado, cuando iniciaría el turno de segunda. Durante la noche, Minera Frisco emitió un comunicado sobre lo sucedido en su unidad Tayahua.

Calificaron como “unilateral y sin justificación legal” la decisión de los mineros sindicalizados de paralizar las operaciones, acordada en una asamblea realizada el 27 de abril.

La compañía insistió en que el paro es ilegal y que no está justificado en causales según el contrato colectivo o la ley federal del trabajo. Asimismo, negó incumplir sus obligaciones patronales.

Llamó al personal a retomar sus actividades para “evitar poner en riesgo la sana convivencia laboral y las instalaciones”.

La interrupción de las operaciones, recalcó, “generaría la disminución de la capacidad financiera de la unidad y, por tanto, el perjuicio directo que ello conlleva a trabajadores, proveedores y, en general, a todos los compañeros que forman parte de la empresa”.

Minera Frisco aseguró que están abiertos a mesas de diálogo “conforme la normatividad legal aplicable, para poder solucionar cualquier inconformidad legítima que pueda haber”.

Resaltó que “se ha intentado mantener la normalidad de los servicios hasta donde ha sido posible”, pero de extenderse el paro, suspenderán toda actividad que no sea indispensable para garantizar la seguridad del personal y las instalaciones, de acuerdo con protocolos de prevención.

Ante el conflicto laboral en la mina, se intentó localizar al titular de la Secretaría de Economía de Zacatecas (Sezac), Rodrigo Castañeda Miranda, pero no hubo respuesta, mientras que el secretario general de Gobierno, Rodrigo Reyes Mugüerza, reconoció que tenía poca información y dijo que se comunicaría a la brevedad con los representantes de Frisco para conocer la situación.

Fuente: NTR ZACATECAS