Fue directamente el panel laboral de TMEC que falló a favor de México en el caso de la mina San Martín, en Sombrerete, Zacatecas, y que es propiedad de Grupo México que reconoció el profesionalismo y exitosa defensa de la soberanía de México de parte de las autoridades nacionales involucradas. Y la resolución desarmó por completo la cortina de humo que pretendió utilizar el legislador Napoleón Gómez Urrutia, y líder del Sindicato Minero, para seguir evitando el pago de 55 millones de dólares que desde 2017 adeuda a los extrabajadores de Cananea, y tratar de desviar la atención con demandas frívolas y carentes de fundamento. ¿Y la pregunta es si la evasiva estrategia de Gómez Urrutia ya traspasó las fronteras nacionales, qué esperan las autoridades para exigir el millonario adeudo? ¿O este gobierno heredará a la siguiente administración la falta de acción y complacencia con el legislador Gómez Urrutia?

Por su parte Grupo México destacó “que desde el inicio del caso, ha sido inquebrantable la confianza de nuestra empresa en el sistema judicial mexicano y en la capacidad y determinación del Gobierno de México para hacer valer sus argumentos en este panel internacional”. La compañía reiteró su compromiso con el Estado de derecho y celebró de manera especial que esta resolución haya refrendado el respeto a la voluntad de los mineros de San Martín.