Es probable que esté familiarizado con una de las estadísticas más notorias de la industria: el 70% de las personas entre 15 y 30 años no considerarían una carrera en minería, lo que la convierte en la peor de todas las industrias encuestadas, incluso por debajo del petróleo y el gas.

Y la situación empeora. Para las empresas mineras que han logrado atraer a jóvenes a la industria, la retención se convierte en un desafío creciente. Según una encuesta reciente de Deloitte, el 46% de la Generación Z, nacida entre 1996 y 2012, que actualmente trabaja en los sectores de minería y energía, planea dejar sus empleos dentro de dos años. Esto plantea un problema significativo.

Con la demanda proyectada de minerales en aumento, se espera que la crisis laboral de la industria minera de Canadá empeore. Con más del 20% de los profesionales de la minería mayores de 55 años, se anticipa que una ola de jubilaciones exacerbará un mercado laboral ya ajustado. El Consejo de Recursos Humanos de la Industria Minera estima que más de 80.000 puestos de trabajo quedarán sin cubrir en el sector para 2030. Ante una escasez de mano de obra tan drástica, las empresas mineras deben tomarse en serio la tarea de llenar su reserva de talento. Eso implica atraer rápidamente a la Generación Z, conocida coloquialmente como “Zoomers”, a la industria.

Para 2030, los Zoomers representarán el 30% de la fuerza laboral, pero lamentablemente, tienen una visión abrumadoramente negativa del sector minero. Cuando se trata de persuadir a los jóvenes para que se unan a la industria, los mineros están perdiendo la batalla de las relaciones públicas.

Para la mayoría de los Zoomers, ni siquiera se les ha pasado por la cabeza una carrera en la industria minera. Y para aquellos que lo han considerado, prevalece una percepción errónea de cómo es trabajar en la minería. No sorprende, ya que un vistazo rápido a los titulares de las noticias tiende a mostrar lo peor que la industria tiene para ofrecer. Por lo general, cuando la Generación Z piensa en la minería, evoca imágenes de picos y rostros cubiertos de carbón en lugar de sistemas de transporte autónomos, planes ESG actualizados y contribuciones críticas para la revolución de la tecnología verde.

Quienes ingresan a la industria tienden a hacerlo porque tienen familiares que han trabajado en el sector. En cualquier alumnado del programa de ingeniería de minas, que cada año es más reducido, es común encontrar muchos profesionales de minería de segunda y tercera generación. Es raro encontrar a alguien que llegue a la industria sin el empujón de amigos y familiares. Confiar en la remota posibilidad de que el tío de alguien convenza a alguien de seguir una carrera en minería no será una estrategia ganadora para atraer talento a los mineros de Canadá.

¿Entonces, qué se puede hacer?

Para los mineros que se toman en serio la idea de atraer a Zoomers a su fuerza laboral, será importante comprender en qué se diferencia la Generación Z de las generaciones pasadas. Expulsar los estereotipos negativos será fundamental, ya que se espera que millones de Zoomers se incorporen a la fuerza laboral en los próximos años. Se proyecta que la Generación Z será una de las generaciones más educadas, y la mayoría completará programas universitarios. Al mismo tiempo, se espera que los Zoomers se enfrenten a un futuro económico precario. Como era de esperar, la Generación Z otorga un gran valor a la seguridad y estabilidad laboral en comparación con las generaciones pasadas. Además, es probable que la Generación Z sea una de las generaciones más conscientes del medio ambiente: el 50% de los Zoomers dice que quiere trabajar en una industria que tenga un impacto positivo en el cambio climático. Esta es una estadística importante que los mineros deben tener en cuenta al comunicar su propuesta de valor como empleadores a los estudiantes que deciden una carrera profesional.

Quizás una de las formas más interesantes en que la Generación Z difiere de las generaciones pasadas es en su visión del equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Dado que la salud mental sigue siendo una preocupación creciente, los Zoomers priorizan los entornos de trabajo flexibles y un sólido equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Los mineros deberían tomar nota y buscar desarrollar entornos de trabajo que reflejen mejor los valores de la Generación Z. Esto es particularmente relevante ya que los estudios indican que los trabajadores mineros luchan más con la salud mental que el trabajador canadiense promedio, un dato potencialmente desalentador para los jóvenes que consideran una carrera en la minería.

Si bien el contenido del mensaje es importante cuando se trata de educar a la Generación Z sobre una carrera en minería, la industria minera debe ser deliberada con respecto a cuándo y dónde desplegar su mensaje. Considerados “nativos digitales” por ser la primera generación que ha crecido con la tecnología digital, no debería sorprender que los Zoomers no abran un periódico matutino para aprender sobre el mundo. Los mineros necesitan llegar a la Generación Z donde están: en línea. En promedio, la Generación Z pasa seis horas al día en sus teléfonos. No debería sorprender que la Generación Z represente el 60% de los mil millones de usuarios de TikTok y que el 85% de ellos diga que las redes sociales influyen en sus decisiones de compra. Si los líderes de recursos humanos quieren educar a los jóvenes sobre una carrera en minería, una fuerte presencia en las redes sociales será fundamental. Quizás no esté de más repasar los últimos movimientos de baile de TikTok.

Si bien las ferias profesionales universitarias tienen su lugar, si la primera vez que un estudiante se encuentra con la industria minera es en un nivel postsecundario, puede que ya sea demasiado tarde. Para entonces, muchos estudiantes ya han comenzado a elegir carreras. En el nivel postsecundario, es probable que las empresas mineras simplemente compitan por atraer a estudiantes que ya han considerado una carrera en minería. Cuando se trata de atraer jóvenes a la industria minera, la educación debe comenzar antes. En cambio, las empresas mineras deberían seguir una página del manual de estrategias de las industrias tecnológicas. En Canadá, la industria de la información y la tecnología esperaba una escasez crítica de talento y en un momento proyectó que más de 180.000 puestos de trabajo quedarían sin cubrir. Para combatir esto, la industria tecnológica organizó esfuerzos de colaboración para educar a los niños en edad escolar sobre una carrera en tecnología. Al desarrollar programas extracurriculares y campamentos de verano de codificación financiados por la industria, e interactuar activamente con estudiantes con predilección por las matemáticas y las ciencias, la industria pudo informar a los estudiantes desde una edad temprana sobre la posibilidad de una carrera en tecnología. Cuando los estudiantes se gradúan de la escuela secundaria, puede que sea demasiado tarde para educarlos sobre cómo sería una carrera en minería, y es posible que ya tengan arraigados prejuicios negativos. Por lo tanto, los mineros deben ingresar al aula antes si quieren que la Generación Z considere una carrera en minería.

La reserva de talentos para la industria minera de Canadá es débil y la falta de nuevos trabajadores está poniendo en riesgo el futuro de la industria. Al mismo tiempo, la Generación Z, que probablemente sea la generación más educada, está empezando a tomar decisiones sobre sus futuras carreras. Si los mineros quieren atraer a una nueva generación para que considere una carrera en la minería, necesitarán tomarse el tiempo para comprender qué valora la Generación Z y cómo comunicarse mejor con ellos. Si no lo hacen, la Generación Z podría olvidarse por completo de la minería y los mineros de Canadá seguirán enfrentándose a una fuente de talento cada vez menor.

En Mine Academy estamos seguros que si las tendencias y preferencias de la Generación Z en México siguen patrones similares a los de Canadá, entonces es crucial que las compañías mineras mexicanas estén al tanto de estos desafíos y comiencen a adaptar sus estrategias de atracción de talento de inmediato. Esperar demasiado podría resultar en problemas significativos de producción en el futuro cercano. Es fundamental que estas empresas reconozcan la importancia de comprender y abordar las necesidades y expectativas de la Generación Z para garantizar un suministro continuo de talento calificado en la industria minera mexicana.