Recientemente, el asesor prominente de fondos de inversión de capital de riesgo especializado en el sector minero, ha anunciado el cierre definitivo de su Fondo III, logrando superar la meta de los dos mil 60 millones de dólares.

Gracias a este logro, Appian ha asegurado una inversión proyectada de entre mil y dos mil millones de dólares en la región latinoamericana, siendo México uno de los principales beneficiarios. Según el comunicado emitido por la firma, México representa una jurisdicción minera ideal para sus inversiones. Las razones son claras: yacimientos de metales críticos en la transición energética, como cobre y plata, un vasto talento humano compuesto por ingenieros y geólogos capacitados, y un marco legal robusto y confiable.

Adicionalmente, la posición geográfica estratégica de México, colindando con Estados Unidos, añade valor a la inversión. Dada la tendencia actual de los gobiernos occidentales de priorizar el nearshoring, México se posiciona como un socio confiable en la cadena de suministro de minerales esenciales en el panorama geopolítico contemporáneo.

Sin embargo, Appian no limita su visión solo al sector minero. A pesar de las políticas energéticas actuales del país, que algunos críticos consideran desfavorables para las energías renovables, la firma ve un potencial considerable en este ámbito. Siguiendo su estrategia de diversificación en otros mercados, Appian considera invertir en proyectos de energías renovables en México.

Fuente: Minería en Línea