• Asegura la mina que no existían comunidades indígenas en la región según fuentes federales.
• Se plantea que la mina sea a tajo abierto con importante inversión y generación de empleo.

Ixtacamaxtitlán, Pue.- El futuro de la inversión de 1 mil 270 millones de dólares y la generación de 600 empleos directos en la Sierra Norte de Puebla, esta en manos de la Suprema Corte, la cual dictaminará sobre la constitucionalidad de la Ley Minera.

Este miércoles podría ser discutido en la Corte, el amparo que de una de las 12 comunidades cercanas al proyecto (Tecoltemi) interpuso con apoyo de la ONG PODER, argumentando la omisión de una consulta indígena realizada por el gobierno y no por la empresa Minera Gorrión, filial de la canadiense Almaden Minerals.

En caso de que la Corte confirme el criterio de que las concesiones mineras deben declarase nulas por no haber realizado una consulta indígena, se generará un precedente contra otros proyectos en condición similar, no solo mineros.

El proyecto minero Ixtaca, se ubica en el municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla, y contempla la creación de una mina a cielo abierto con una producción estimada de 73.1 millones de onzas de oro y plata que espera los permisos para su explotación.

De acuerdo con PODER, desde la exploración el proyecto ha traído impactos negativos a las comunidades de la región que, de ser aprobado, traería daños irreversibles al medio ambiente.

La minera ya invirtió 40 millones de dólares, pero la construcción de la mina y la extracción del mineral se han retrasado cinco años por las diferencias con la comunidad.

Daniel Santamaría, vicepresidente de Minera Gorrión, reconoció en entrevista que se han propuesto varias soluciones pero han sido rechazadas por la comunidad.

Aseguró que según fuentes federales, en la zona no había comunidades indígenas y de pronto surgieron.