• Exponen falta de protección a los Derechos Humanos y problemas Climatológicos.
• La minería abarca más allá de sus responsabilidades con las comunidades: Alanís.

Hermosillo, Son.- Inició el evento Minnovación que el Clúster Minero de Sonora organizó con el objetivo de proporcionar un espacio de diálogo entre los distintos actores de la industria minera, como empresas, investigadores, docentes, alumnos, profesionistas y demás involucrados en la actividad.

Minnovación empezó con el panel denominado ¿Minería y Desarrollo?, en el que participaron la investigadora del Colegio de Sonora América Lutz; el director general de Baluarte Minero, Fernando Alanís; Melissa Ortiz, de la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos y encargada del proyecto Conducta Empresarial Responsable; y Rhiannon Berry, agregada comercial de Nueva Zelanda.

El diálogo inició con la investigadora América Lutz, quien señaló que la afectación del cambio climático al estado de Sonora y a las comunidades mineras, así como a las mismas operaciones empresariales afectara de manera importante el ciclo hidrológico del estado que de por si, ya es un problema, dijo.

La docente agregó que “la minería responsable es la que planea hacia el futuro y hacia fuera de sus operaciones, consciente de lo que consume y de su impacto. La minería tiene la responsabilidad de ayudar a las comunidades a adaptarse a la nueva condición de vida derivada del cambio climático y pensar en los usuarios del agua, más allá de sus limites de negocio”, dijo citando al Consejo Internacional de Minería y Metales.

Por su parte y en segundo termino de participación, Fernando Alanís, también expresidente de la Cámara Minera de México (Camimex), expuso que la minería “lleva en su ADN el trabajo social con las comunidades, es inherente a nosotros”.

Defendió el trabajo social de la minería y expuso las actividades que la industria realiza en las comunidades de influencia, pero agregó que se le exige a la minería responsabilidades que no le corresponden y son obligaciones de los gobiernos.

Dijo, la industria minera realiza acciones positivas en temas de educación infraestructura, agua, y salud entre otros. “Todas nuestras operaciones en la ciudad de Torreón (Coahuila), se realizan con agua 100 por ciento tratada; y nuestro objetivo para el año 2028 es que las compañías Fresnillo plc y Peñoles usen energía eléctrica renovable”.

La representante de los Derechos Humanos de la ONU, Melissa Ortiz, dijo que no es responsabilidad de la minería garantizar la educación o el acceso al agua o a la salud de las comunidades, pero si es responsabilidad de las empresas mineras garantizar el respeto a los derechos humanos de los pobladores.

Citó que en México el 40 por ciento de los asesinatos a activistas, están relacionados a personas que defienden la tierra, el territorio y el medio ambiente, por lo que los derechos humanos de las personas deben cuidarse más.

Por último en el orden de participación, Rhiannon Berry, agregada comercial de Nueva Zelanda, puso a disposición la oficina que representa para aportar a los desafíos de la minería en México.

El dialogo se realizo de manera interesante entre los expositores, el cual fue conducido por Gertie Agraz.